Ñam: Bizcocho de chocolate

Los que me leéis desde hace tiempo sabéis que si hay algo que me vuelve loca en este mundo, eso es el dulce. Me encanta la repostería, aunque hago muchas menos cosas de las que me gustaría por falta de tiempo. Hoy quiero compartir con vosotros una receta fácil y muy socorrida: el bizcocho de chocolate. Además, como estamos en pleno Halloween y todo se llena de calabazas, brujas, arañas y cosas tétricas, decidí decorarlo un poco y darle un poquito de vida. ¡Manos a la obra!

Qué necesitas

250 gr. de harina; 50 gr. de cacao en polvo (sin azúcar); 2 yogures naturales (griegos o normales, es indiferente); 150 gr. de azúcar (aunque, si os gustan los postres muy dulces, os aconsejo echar un poquito más, ya que el cacao que utilizaremos no lleva azúcar); 80 gr. de aceite de girasol; 2 huevos; 1 sobre de levadura en polvo; 4 cucharadas soperas de leche; 100 gr de chips de chocolate (esto es opcional, podéis sustituirlo por frutos secos o lo que más os guste).

Cómo se hace

Lo primero de todo: precalentar el horno a 180º.

En un bol grande, mezclamos los ingredientes líquidos: los huevos, la leche, los yogures y el aceite. Lo batimos con unas varillas a velocidad media hasta que la mezcla quede sin grumos.
En otro recipiente, mezclamos los ingredientes secos: la harina, la levadura, el azúcar y el cacao en polvo. Después, lo añadimos a la primera mezcla que hemos hecho y lo batimos de nuevo con las varillas, hasta que todos los ingredientes queden bien integrados, y añadimos las pepitas de chocolate (o lo que hayáis elegido vosotros). Le damos un par de vueltas, echamos la mezcla en el molde, ¡y listo!
Sólo nos queda hornearlo durante unos 20 minutos (ya sabéis: no abráis el horno hasta que haya subido del todo. Si no, se os bajará por el contraste de temperatura).

Os lo dije. Es muuuuy fácil Además, como os decía, quise darle el toque Halloween, así que compré un lápiz decorativo de color blanco con sabor a vainilla y dibujé una tela de araña con una araña colgando, a la que le hice los ojitos con dos chips de chocolate. La decoración, por supuesto, va a gusto del consumidor.

Ahora sólo falta que lo hagáis y lo disfrutéis. Yo le hincaré el diente al mío ésta misma tarde. ¡Hasta la próxima, norteños!









Comentarios

  1. ¡AY QUÉ BUENA PINTA! Jo, me encantan estas cositas, de verdad, cuando mi madre hace bizcocho huele toda la casa a él, y parece todo un poco más hogar. La verdad es que te ha quedado genial y me apuesto lo que quieras a que estaba riquísima.

    Gracias por traernos una receta, me la apunto para el próximo Halloween (es que este ha estado un poco adelantado, además que yo mañana tengo clase y no tengo el espíritu de fiesta por ninguna parte, aunque mañana seguramente que caiga la típica película chorra de terror.)

    un abrazo grande ♥

    ResponderEliminar
  2. Vale, vamos a hacer un trato, yo te hago lo que tú me pidas para comer y tú haces ese bizcocho de postre. ¿Trato? ¡Trato!
    Madre mía qué pintaza tiene, desde luego que me guardo la receta y en cuanto tenga un hueco (en mi plan de dulces por hacer, que sí, aquí una golosa extremo organizar los dulces que quiero hacer) lo haré y te lo enseñaré.

    (¡Queremos más recetas así de ricas!)

    Un abrazo enorme,
    y una cucharadita intentando robar una esquinita de bizcocho,
    S.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario